El Mejor Gato Hidráulico Para elevar y reparar el Coche cómodamente

Puede que quieras arreglar tu vehículo y compres todas las piezas y herramientas necesarias. Pero, entonces, te das cuenta de que falta lo más importante.

Porque si no puedes acceder a la parte de abajo del coche, bien para ver partes del motor o cambiar una rueda, por ejemplo, no puedes hacer nada. 

Necesitarás un gato hidráulico para elevar el coche y poder hacer las reparaciones y los controles precisos. Te permitirá moverte sin problema debajo de tu vehículo sin precisar grandes máquinas que lo eleven hasta el cielo. 

Sin embargo, puede que creas que cualquiera puede valer y no es así, pues nuestro cuerpo está debajo y no querremos que se nos caiga un par de toneladas encima. Así que es preciso elegir el mejor de entre todos los modelos diferentes que existen en el mercado. Nosotros te ayudamos a escoger el más adecuado para ti través de una guía práctica de compra. 

¿QUÉ ENCONTRARÁS EN ESTA GUÍA?

  1. Los 5 mejores gatos hidráulicos para coche de 2022
  2. Consejos y recomendaciones para comprar un gato de coche

¿Qué hemos tenido en cuenta en esta comparativa?

Tras analizar muchos tipos de gatos hidráulicos del mercado, hemos considerado que los puntos más importantes a tener en cuenta cuando compramos uno son los siguientes: 

  • Toneladas que soporta. El aspecto más importante es saber cuántas toneladas podrá levantar. Puede que tengas un coche pequeño y solo requieras un gato que soporte 2 toneladas, pues son los más habituales. O puede que tu coche sea más grande, como un todoterreno que requiera un soporte de carga más resistente. Luego tienes gatos más específicos que soportan hasta 22 toneladas para maquinaria como camiones o vehículos agrícolas.
  • Material. La calidad también proviene de los componentes con los que esté fabricado. Lo normal y más recomendable es que sea de acero, sin embargo también los hay de materiales más sencillos como el plástico que solo sería aconsejable para vehículos pequeños o reparaciones puntuales como cambiar la rueda en un viaje. 
  • Elevación. Este aspecto nos dirá cuánto podremos levantar el coche del suelo. La movilidad es importante cuando estamos arreglando algo, de modo que cuánto mayor sea la elevación que pueda soportar más fácil nos hará el trabajo. No hace falta que sea mucho, lo más habitual y los más sencillos suelen tener una altura máxima de entre 200 y 300 mm. En algunos modelos te ofrecen, además, diferentes tamaños según lo que necesites. 
  • Facilidad de uso. Una de las cosas en las que siempre nos fijamos es si es fácil o no utilizarlo. No queremos herramientas complejas y engorrosas, por eso un aspecto a tener en cuenta es que sea cómodo y no nos requiera demasiado esfuerzo ponerlo en marcha. En muchos tipos solo se requiere mover una palanca para subir el coche.
  • Transportable. Dependerá de si quieres utilizarlo para viajar con él o simplemente utilizarlo en casa. En el primer caso, te servirá uno más sencillo, cómodo y de un peso menor, pues solo lo utilizarás en caso de emergencia. Si quieres uno para tener en casa y arreglar tu coche, lo mejor es uno de buena calidad y que te permita tener una elevación considerable. En este último caso, no sería necesario fijarnos demasiado en el peso del gato sino en la calidad en su conjunto. 

Los 5 Mejores gatos hidráulicos para coche

1. Unitec 10008

1. Unitec 10008 VER OFERTAS EN AMAZON

Un gato muy bueno para usar en casa o en el taller.

Especificaciones

  • Material: Acero.
  • Altura de elevación mínima: 135 mm.
  • Altura de elevación máxima: 342 mm.
  • Peso: 9.42 Kilogramos.
  • Carga máxima: 2 toneladas.
  • Certificado por: TÜV y GS.
  • Características especiales: Descenso regulable, incluye asa de transporte.

El gato hidráulico Unitec 10008 es una herramienta muy resistente y duradera que te ayudará a elevar tu coche con suavidad sin importar lo pesado que sea. Este es un producto certificado que supera los estándares de calidad y resalta por lo fácil que es de transportar.

Si te preocupa el descenso, la buena noticia es que está diseñado sin sistema de niveles para bajar tu coche de forma fluida. Además, gracias a su palanca larga y su hidráulica integrada elevar tu vehículo será muy sencillo. Este producto es ideal tanto para trabajar en un taller como para el uso cotidiano.

Algo que nos ha gustado de este gato es que levanta casi cualquier tipo de coche, incluso los más pesados. No obstante, lo único que no nos ha convencido es que es muy pesado y grande, por lo que puede ser un poco contraproducente llevarlo en el coche todo el tiempo.

PROS:

  • Alcanza buena altura.
  • Es una herramienta estable.
  • Incluye ruedas de gran calidad.

CONTRAS:

  • El manual de instrucciones no está en español.

2. Cartrend 7740014

2. Cartrend 7740014VER OFERTAS EN AMAZON

Una opción sencilla para casos de emergencia.

Especificaciones

  • Dimensiones: 15 x 43 x 21 cm.
  • Material: Acero.
  • Carga máxima: 2 toneladas.
  • Altura mínima: 135 milímetros.
  • Altura máxima: 350 milímetros.
  • Características especiales: Incluye asa de transporte.

El gato hidráulico Cartrend 7740014 es una opción bastante accesible que te ayudará en los momentos más complicados. Esta es una herramienta fácil de transportar gracias a su pequeña asa, así que podrás llevarla de un lado a otro sin problemas.

A pesar de que puede parecer un gato muy sencillo, este eleva sin problemas la mayoría de los coches del mercado, incluso los que son un poco más grandes. No obstante, esta no es la mejor opción para trabajar con camionetas, ya que tiene sus limitaciones en lo que puede cargar.

PROS:

  • Ocupa poco espacio.
  • Descenso regulable.
  • Sus rodillos son muy buenos.

CONTRAS:

  • Eleva un poco menos de lo que debería.

3. Michelin CARRET.HIDRA

3. Michelin CARRET.HIDRAVER OFERTAS EN AMAZON

Fácil de usar y eficaz con los coches más pequeños.

Especificaciones

  • Material: Acero aleado.
  • Altura mínima: 105 Milímetros
  • Altura máxima: 350 mm.
  • Peso: 12.71 Kilogramos.
  • Carga máxima: 2 toneladas.

Si estás buscando un gato hidráulico que eleve bien y no dañe la chapa de tu coche, el Michelin CARRET.HIDRA es una alternativa muy buena debido a los materiales con los que está fabricado. De hecho, a pesar de que está totalmente hecho con acero, este incluye un disco de goma que evita causar daños a tu coche al elevar.

Otro aspecto muy bueno es su diseño, ya que está pensado para que puedas transportarlo a cualquier parte. Si bien es un poco pesado, es también muy compacto, por lo que podrás guardarlo con facilidad en donde quieras y no te estorbará. En cuanto al descenso, este es muy suave y sencillo, solo deberás aflojar el tornillo muy lentamente y ya está.

Sin embargo, solo podemos recomendar este gato para los coches más pequeños, ya que a pesar de que indica un peso de hasta 2 toneladas, con menos peso ya empieza a tener problemas. Pero si es para coches más ligeros, este gato será una buena inversión a largo plazo que te ayudará con tus coches personales.

PROS:

  • Diseño ergonómico y sencillo.
  • Incluye gomas resistentes.
  • Buena elevación.
  • No daña tu coche.

CONTRAS:

  • No es lo mejor para uso profesional.

4. Goodyear Gato Hidráulico

4. Goodyear Gato HidráulicoVER OFERTAS EN AMAZON

Un gato estable y resistente para tener en casa.

Especificaciones

  • Dimensiones: 10 x 10.4 x 19 centímetros.
  • Material: Metal.
  • Peso:  2.5 kilogramos.
  • Tipo de gato: De botella.
  • Carga máxima: 2 toneladas.
  • Altura mínima: 180 Milímetros.
  • Altura máxima: 350 mm.

El gato hidráulico Goodyear es una herramienta muy duradera que está diseñada para que puedas usar constantemente en casa. Debido a que tiene una base muy sólida y amplia, es un gato muy estable y fuerte que levantará tus coches sin problemas.

Algo que nos ha gustado es que su manual de instrucciones es muy completo, lo que puede ser muy útil si eres principiante en el uso de los gatos hidráulicos. No obstante, lo malo de este producto es que no incluye estuche en el que podamos guardarlo, además que no es muy fácil de transportar.

PROS:

  • Es muy compacto.
  • Es muy ligero.
  • Instrucciones en español.
  • Es fácil de usar.

CONTRAS:

  • Se queda un poco corto para elevar todoterrenos.

5. Silverline Gato hidráulico de Botella

5. Silverline Gato hidráulico de BotellaVER OFERTAS EN AMAZON

La mayor fuerza y seguridad para revisar tu coche.

Especificaciones

  • Dimensiones: 17.6 x 12.9 x 10.4 centímetros.
  • Peso: 2,3 kg.
  • Tipo de gato: De botella.
  • Carga máxima: 2 toneladas.
  • Altura mínima: 158 mm.
  • Altura máxima: 298 mm.
  • Características especiales: Tornillo de altura fácil de ajustar, mango largo.

Si siempre has pensado en ahorrar algo de dinero en el mantenimiento del coche haciéndolo por ti mismo, el gato hidráulico de Silverline te ayudará con eso. Este gato está pensado especialmente para cuidar de tus coches pequeños en la comodidad de tu casa.

El cuerpo de acero sólido de este gato la hace una herramienta muy duradera que te dará toda la seguridad que necesitas para evitar cualquier accidente. De hecho, gracias a su sistema de válvulas contra sobrecarga, esta se bloqueará en caso de que estés haciendo algo peligroso.

Un detalle importante a tomar en cuenta es que este gato no está pensado para principiantes, por lo que si no sabes usar un gato esta puede no ser la mejor opción para empezar. Sin embargo, esta es una alternativa muy cómoda que te da las herramientas para que puedas elevar tu coche sin mayor complicación.

PROS:

  • Incluye mango largo de ajuste rápido.
  • Soporte de altura con sección transversal.
  • Aguanta muy bien el peso.

CONTRAS:

  • No es fácil de transportar.

Cómo levantar un coche de forma segura

Puede que desees arreglar tu coche y evitar pagar los caros costes de un taller, pero debes asegurarte bien cumpliendo unos sencillos pasos antes de levantar el coche y meterte debajo, ya que está en juego tu seguridad.

1. Examine el suelo y pon el freno de mano

Lo primero es asegurarnos de que la superficie donde está el vehículo es lisa y no tiene desniveles, sino podría producir un desequilibrio de peso y tener problemas graves. Evita las superficies de tierra, lo mejor es un suelo plano como el de cemento. También es importante poner unas cuñas en las ruedas para evitar que el coche se mueva, si son de plástico se escurrirán menos que otros materiales. Que no se te olvide poner el freno de mano en el vehículo para evitar que se mueva.

2. Busca el punto de apoyo

El siguiente paso será encontrar la zona de su vehículo donde poder colocar el gato. Cada coche es diferente, así que tendrás que buscarlo, pero no te preocupes porque en la guía del coche vendrá las indicaciones de dónde está situado. Lo normal es que existan cuatro puntos y estos vendrán indicados en una imagen. Suelen situarse cerca de las ruedas, dos en la parte de atrás y dos delante. Son fáciles de detectar porque suelen tener un agujero redondeado donde irá encajado el gato.

3. Encaja el gato y comienza a elevar

Cuando hayamos localizado el punto exacto, solo tendremos que encajar el gato bien. Es importante que nos aseguremos de que no se escurre ni se mueve, en algunos modelos se requiere atornillarlo. Y luego solo tendrás que comenzar a elevar el coche, esto dependerá del tipo de gato que adquiramos, en la mayoría de casos será simplemente bombear una palanca hasta la altura que queramos.

4. Coloca el coche en los soportes

Después de elevar el auto a la altura deseada puedes colocar unos soportes en cada rueda o caballetes para apoyarlo encima y bajar el gato de nuevo. Ten en cuenta que debes usar apoyos seguros para evitar que se escurra. Una vez hecho eso, ya podrás arreglar o supervisar aquellas cosas del coche que habías previsto.

5. Vuelve a subir el gato para terminar

Al terminar tus tareas mecánicas, puedes volver a elevar el coche con el gato y quitar los soportes. Baja siempre con cuidado y asegúrate de que no haya nada ni nadie debajo. Por último, quita las cuñas que habías puesto al inicio y ya tendrás el coche listo para salir a la carretera de nuevo cuando te apetezca y con seguridad.

Guía de compra de un gato hidráulico de coche

La seguridad es importante cuando debemos arriesgarnos a soportar la capacidad de algunas toneladas en nuestro cuerpo si algo sale mal. Por eso, mediante esta guía de compra podrás despejar todas tus dudas antes de comprar el gato que más se adecue a tus necesidades.

Tipos de gatos

Los gatos hidráulicos sirven para mantener nuestro coche a punto, haciendo reparaciones, cambios de aceite o de ruedas. Ayudan a subir el coche y que podamos ver la parte inferior del vehículo para llevar a cabo esos arreglos, y lo hacen de forma segura para nosotros, ya que son soportes estables y que soportan el peso del auto. Así, sus características principales son las siguientes:

  • Tienen la capacidad de aprovechar la alta presión para elevar el coche con una fuerza adecuada, pues solo tarda unos segundos en estar arriba. 
  • Soporta pesos muy altos, llegando desde las dos toneladas hasta más de veinte en muchos casos. Lo que supone un mecanismo imprescindible para elevar grandes cargas como son los coches. 
  • Únicamente requiere unos movimientos de palanca manuales para ponerse en funcionamiento y desarrollar su función adecuadamente, cosa que no lograríamos nunca sin este objeto.
  • A pesar de soportar muchísimo peso, no hace de forma ilimitada en el tiempo. No requiere quitarlo pasado un tiempo, eso permitirá hacer nuestro trabajo con tranquilidad.

Una vez que sabes cuales son las mayores ventajas de los gatos, tendrás que decidir qué tipo se adapta más a ti y a tu vehículo. Podrás elegir entre tres tipos diferentes:

Gatos manuales

Son los más sencillos, tienen un sistema manual muy simple y pesan poco. Este es ventajoso si lo que queremos es un gato para llevar en el coche. Es muy útil llevar uno siempre para emergencias, y dada su sencillez no será una carga en el maletero. Además, su coste también es mucho más barato y puesto que el uso que le daremos será muy poco, compensa tener una seguridad extra en el vehículo. 

Debes tener en cuenta que no suelen soportar demasiado peso, así que es ideal para autos pequeños. Tiene una palanca pequeña para accionar manualmente el gato y levantar el coche. Su ligereza hace que sea ideal para transportar a cualquier lugar, y, en principio, vale para la mayor parte de los coches.  

Gatos eléctricos

Estos gatos son más completos que los anteriores pues utilizan un sistema eléctrico para elevarlo, de modo que llevan un cable de alimentación y requieren de corriente para su uso. Es ideal para cargas mucho más pesadas, como coches grandes, todoterrenos o furgonetas, ya que llegan a soportar cinco toneladas. Y es muy útil para tener en casa, además, en muchos casos su tamaño no es demasiado grande e incluso puede guardarse en cómodos maletines. 

Otro de sus principales beneficios es la velocidad, es mucho más rápido que el mecánico, gracias a la electricidad. A pesar de que necesiten corriente, son realmente seguros, puesto que suelen tener un sistema de bloqueo en caso de apagón. No requiere esfuerzo alguno y son muy prácticos para personas con menor movilidad. Solo tienes que ubicarlo correctamente y encenderlo para que se eleve solo. 

Gatos neumáticos

Este último tipo es más especial debido a que utiliza aire comprimido y no líquido como el mecánico para elevarse. No son tan eficientes como los eléctricos, pero suponen un punto de apoyo extra con respecto a los primeros. El aire a presión permite subir el vehículo sin apenas esfuerzo, tardando poco y no requiere el esfuerzo manual; aunque es necesario tener una bomba de aire.

A diferencia de los anteriores, es ideal para terrenos con un nivel más inestable, como tierra o arenisca. Por lo que es muy recomendable para casas en el campo o incluso para llevar uno en el coche, en el supuesto de que conduzcamos por terreros campestres y podamos tener un pinchazo en superficies menos planas. También soporta un poco más de peso del habitual, superando las 3 toneladas, lo que supone una ventaja para conductores de todoterrenos

Distintos mecanismos de elevación

A parte de los tipos de gatos anteriores, cada uno de ellos pueden poseer distintos tipos de elevación, lo que será importante dependiendo de las necesidades que tengamos a la hora de adquirir uno: 

  • De suelo: Son muy habituales en los talleres e ideales para nuestra casa, ya que son pesados y su tamaño ofrece unas posibilidades muy amplias. Soportan pesos elevados y son muy eficientes, es difícil que se resbalen. Aunque debe usarse siempre en terrenos llanos. Es común que tengan una larga palanca que habrá que bombear para elevar el vehículo. 
  • De botella: Es bastante menos pesado que el anterior, de modo que es más útil para transportar. Sin embargo, no puede alcanzar alturas tan altas y es recomendable en vehículos no muy bajos. También suele tener una palanca para elevarlo y aunque soportan grandes pesos, aunque está pensado para coches más normales, pero siempre dependerá del modelo que elijamos. 
  • De tijera: Este tipo es el que probablemente hayas visto alguna vez, ya que suelen incluirse junto a ruedas de repuesto. Tiene una barra de metal que debes ir enroscando para elevarlo. Esto nos da una pista para saber que son ideales para momentos puntuales, mucho más ligeros que cualquier otro, apenas pesan, pero no son muy útiles para hacer arreglos, solo para emergencias como un cambio de neumático. No nos ocuparan espacio.

Relación del peso del gato con tu coche

Cuando hablamos de peso nos referimos a la capacidad que tiene el gato de soportar ciertas toneladas. Es muy importante este punto porque no todos los coches pesan lo mismo y no queremos llevar el gato hidráulico hasta su límite máximo, ya que supone un riesgo para nuestra seguridad. Debemos analizar si es un coche que requiere más altura, si pesa mucho, si es muy largo. Todo eso serán indicadores para elegir un gato adecuado.

Si levantamos una rueda soportamos un 1/3 más o menos del peso del automóvil, por lo que tendríamos que hacer la regla de tres para conocer exactamente de qué peso debe ser el gato. Si nuestro vehículo pesase 2T, con un gato de menos de 1T sería suficiente; si bien la estabilidad y la altura son importantes. Por eso, si queremos levantar dos ruedas debería tener un peso mayor. Teniendo en cuenta la estabilidad y el posible peso que puede levantar, un gato de 2,5T cubre las necesidades habituales.

Accesorios para un mejor desempeño

Para trabajar más seguro es recomendable adquirir unos soportes que irán bajo las ruedas y toleren el peso del vehículo, para que no tengamos que depender del gato mientras trabajamos. Sobre todo en los gatos hidráulicos y muy aconsejable si vamos a tardar mucho rato en la tarea. Cuando termines solo tendrás que elevarlo de nuevo y quitar los soportes para bajar el vehículo al suelo. Debe ser un material adecuado, no queremos que se resbale o se desplace por cualquier motivo. 

Para eso, también es adecuado unas cuñas, a ser posible de plástico, ya que resbalan menos que otros materiales. También es una accesorio realmente útil un asiento con ruedas para deslizarnos por debajo del coche y trabajar cómodamente. Por último, para tareas más específicas, es conveniente adquirir un adaptador para el gato que se adapte al chasis y que nos proporcione una mayor estabilidad. 

Dudas que puedes tener

¿Cuánto peso soporta un gato hidráulico de coche?

Lo más habitual es que soporten alrededor de dos o tres toneladas, que es lo que suele pesar un coche normal. Sin embargo, algunos pueden llegar hasta las cinco toneladas para vehículos más pesados.

¿Qué tipo de gato hidráulico se necesita para un camión?

Se necesitará un tipo más pesado como el de botella y deberá alcanzar un peso mucho mayor de hasta veinte toneladas. Pudiendo llegar a alturas mayores sin riesgo de desestabilizarse.

Más productos de interés para tu coche

Tenemos muchos productos para cuidar nuestro coche para que nos dure lo máximo posible y obtengamos el mejor rendimiento posible:

Contacto - Politica de privacidad - Afiliados Amazon - Politica de cookies - Aviso Legal - DMCA.com Protection Status